Certificación IFS HPC para empresas químicas: objetivos y beneficios

La certificación IFS HPC para empresas químicas es una de las ocho normas de carácter internacional desarrolladas por International Featured Standars (IFS) y cuya finalidad es la de acreditar la calidad y la seguridad de los productos y servicios que ofrecen las empresas auditadas.

Las normas IFS nacen de la necesidad de dar respuesta a las crecientes exigencias en cuanto a calidad, seguridad, transparencia y eficiencia que reciben las empresas de distintos sectores (alimentación, logística, químicos, etc.) en un contexto cada vez más global. La existencia de unos estándares y un sistema de evaluación uniforme a nivel internacional en estas materias, facilita enormemente a las empresas que deciden certificarse,  tanto la importación y exportación de sus productos (y servicios)  como el acceso a las grandes superficies y cadenas de distribución global.

A qué empresas va destinada la certificación IFS HPC

En concreto la norma IFS HPC cubre cuatro tipos de productos, que son los siguientes:

  • Cosméticos. Aquí entrarían tanto el maquillaje, labiales, etc. como champús, geles, cremas…
  • Productos de higiene personal: tampones, esponjas de baño, pañales…
  • Productos de limpieza de uso doméstico: detergentes, suavizantes, quita-manchas, productos de limpieza en general, velas aromáticas, etc.
  • Otros productos de uso doméstico que estén directamente en contacto con la piel, las mucosas o con alimentos: guantes, papel de cocina, servilletas, cubiertos o platos desechables, cañitas…

Qué beneficios obtiene al implantarla certificación IFS HPC para empresas químicas

Las ventajas para una empresa química de acreditarse de una norma como la IFS HPC son múltiples y de muy distinta índole. Veamos algunas de ellas:

  • El núcleo de esta norma es la gestión del riesgo, lo que permitirá a las compañías demostrar que sus productos no representan ningún peligro para la salud y/o la seguridad del consumidor
  • La auditoría está enfocada en la comprobación de la gestión del riesgo, especificaciones del cliente, trazabilidad y manejo de situaciones de crisis entre otros parámetros.
  • Cumplir con las especificaciones de los clientes.
  • El análisis interno que se debe hacer de los procesos y de la forma en la que se trabaja, permite a las empresas encontrar elementos de mejora y aumentar su productividad y eficiencia, así como reducir costes. No en vano, la norma exige la implementación de un Sistema de Gestión de la Calidad a las empresas que quieran cerfiticarse.
  • Con la mejora continua de los procesos y la consecución de la acreditación IFS HPC la cultura de empresa se verá asimismo fortalecida. Ello repercutirá en una mayor atracción y retención del talento así como en una mayor satisfacción e implicación del equipo.
  • Mejora de la imagen de marca y reconocimiento internacional. Los consumidores son cada vez más exigentes con la seguridad y la calidad de los productos que consumen.  
  • El estándar IFS HPC facilita a las empresas la apertura a nuevos mercados. Cada vez son más las grandes superficies las que exigen a sus proveedores el cumplimiento de estándares internacionales como las normas IFS, tanto a nivel nacional como internacional.  
  • Reducción del número de auditorías que deben soportar las empresas puesto que muchas empresas de distribución y otros clientes, las reconocen como propias.
  • Constituye una prueba evidente del cumplimiento de la legalidad  y del compromiso con la protección del consumidor por parte de las empresas acreditadas.  
  • Además la norma IFS HPC es fácilmente integrable con otras normas y estándares de calidad como ISO 9001.  

Por todo ello, acreditar el cumplimiento del estándar ISF HPC, puede suponer para las empresas del sector cosmético, químico, etc. una gran ventaja competitiva.

¿Qué aspectos se evalúan en la norma IFS HPC para empresas químicas?

La norma IFS HPC  hace referencia a requisitos de obligado cumplimiento  para obtener la certificación.

Los 5 capítulos o áreas que se evalúan en la certificación IFS HPC son:  

  • Responsabilidad de la Dirección.
  • Sistema de Gestión de Calidad.
  • APPCC
  • Gestión de recursos.
  • Planificación y proceso de producción.
  • Medición, análisis y mejora

A grandes rasgos, podemos decir que la norma IFS HPC requiere de un compromiso firme del equipo directivo y que la empresa esté dispuesta a destinar los recursos suficientes para la consecución de las exigencias que implica certificarse en la norma. 

Además se deberá contar con un Sistema de Gestión de Calidad eficiente y establecer unos criterios de seguimiento y análisis, además de unos protocolos de actuación para la corrección de los problemas o elementos de mejora que se detecten.

Sobre el proceso de producción la norma IPF HPC hace especial hincapié en la evaluación y la gestión del riesgo puesto que su principal misión es el control de los  potenciales peligros que pueden surgir  durante el proceso de fabricación y el riesgo que éstos puedan suponer para los consumidores.

Puntuación de IFS HPC

En RCQuality podemos ayudarte a lograr tu certificación IFS HPC

Si quieres acreditar tu empresa con el estándar IFS HPC o quieres conocer más detalles acerca de esta norma y cómo sería el proceso de implantación, no dudes en contactar con nuestros expertos.

En RCQuality somos expertos en guiar y acompañar a las empresas en el proceso de implantación, hacer equipo con el cliente es fundamental para conseguir un mejor resultado.

Contar con ayuda experta en la interpretación de los requisitos de la norma es clave para que el resultado de las auditorías sea favorable y se obtenga la certificación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *